¿Algo que festejar a 24 años?

0
269

El día primero de julio de este año, el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) cumplió veinticuatro años de operar como esquema de pensión, con el llamado sistema de capitalización individual.

En el sistema de capitalización individual, corresponde al trabajador ahorrar y con ello capitalizar su cuenta individual para que, a futuro, con el ahorro acumulado y los rendimientos generados por éste en el transcurso del tiempo, puedan comprarse la pensión deseada, cumplida la edad y requisitos para su retiro y pensión.

El ahorro efectuado e invertido de 1997 a la fecha, está muy lejos de ser el suficiente, el necesario y el justo para con él estar en condiciones de comparar la muy anhelada pensión.

Error de cálculo o perversa decisión, lo real es que el sistema de capitalización individual ha resultado un rotundo fracaso, al menos para los intereses de la clase trabajadora.

Sin embargo, y no por ello debemos desenfocarnos del objetivo principal (crear las condiciones para la obtención de una digna pensión), éste no se ha logrado ni se logrará, aún y cuando un trabajador continúe cotizando, aportando y acumulando ahorro en su cuenta individual.

La razón de lo dicho en el párrafo anterior es simple y es sencilla: el ahorro es insuficiente, aún y cuando dicho ahorro sea de más de 4 mil 995 billones de pesos y represente más del 20.5% del Producto Interno Bruto (PIB).

Los muy aclamados rendimientos obtenidos por la inversión del ahorro para el retiro, que, a decir de la CONSAR, son del orden del “50%”, la realidad es que, en el ahorro de un trabajador, dichos rendimientos no se miran.

Quizás sea porque la mayor parte de los rendimientos obtenidos, han pasado a las cuentas de los accionistas de las AFORE pues, en la cuenta individual de los trabajadores, el rendimiento es realmente, imperceptible.

Por ello precisa preguntarse quién o quiénes sí han ganado con el multimillonario ahorro acumulado en estos primeros veinticuatro años de vida del Sistema de Ahorro para el Retiro y no es descabellado pensar que los “ganones” solo han sido el Gobierno Federal y los inversores en las AFORE.

Para el país, representado por el Gobierno Federal, el ahorro acumulado le ha dado solidez, estabilidad y viabilidad financiera de corto y mediano plazo; a los socios inversionistas en las AFORE, les ha representado un grandioso y suculento negocio del cual se ha ganado, lo que se ha querido.

Y ¿Juan pueblo que ha ganado con todo esto? Juan pueblo sigue esperando mejores tiempos; a 24 años de creado el SAR, no ve razón para festejar si al pensionarse, lo máximo a recibir será del orden de la cuarta parte, del último salario devengado.

Dejar respuesta