Inicio Blog Página 3

Así perdió 230 semanas cotizadas

Es el caso de una persona a la que llamaremos «Graciela» quien dejó de cotizar al IMSS, a mediados del año 2005; tenía apenas 252 semanas cotizadas.

Pero con el interés de recuperar vigencia y derecho a las semanas ya cotizadas, en 2016 hizo tratos con una persona que operaba una pequeña empresa y acordaron en dar de alta a «Graciela» en el IMSS, como si fuera su trabajadora, a cambio de que ella le pagara a esa persona, las cuotas y aportaciones de la carga social.

De esa forma, dieron inicio a una relación de trabajo, simulada, en la que «Graciela» se hacia pasar como empleada del presunto patrón.

El acuerdo se sostuvo durante cuatro años y medio y, en marzo pasado, «Graciela» renuncia a su «supuesto empleo” para darse de alta a en la continuación voluntaria en el régimen obligatorio, más conocido como modalidad 40, aportando topado a veinticinco UMA, cantidad máxima permitido por la ley.

Todo marchaba super bien hasta que uno de esos días le llega al patrón una visita de inspección, ordenada por el Seguro Social, en la que le piden información específicamente sobre la contratación de «Graciela»

En el oficio de inspección, el instituto le pide al presunto patrón que, en un plazo de cinco días hábiles, debería de poner a la vista del inspector, evidencias que comprobaran la relación de trabajo de «Graciela» con el presunto patrón, entre otra información le pidieron:

  • El contrato individual de trabajo
  • El registro de asistencia diaria
  • El expediente que de Graciela se tenía en Recursos Humanos
  • Evidencias del trabajo realizado por la presunta trabajadora
  • Recibos de nómina y pagos efectuados, timbrados por el SAT
  • Evidencias del pago de cuotas y aportaciones al instituto
  • Evidencias de pagos hechos al SAT por concepto de retenciones del impuesto sobre el producto de trabajo
  • Evidencias del pagos de impuestos estatales
  • Evidencias del pago a Infonavit

Desafortunadamente el presunto patrón no pudo entregarle al visitador ni uno solo de las evidencias solicitadas y días después, le llega el ramalazo tanto al presunto patrón, como a la presunta trabajadora.  

Al patrón, de momento no le han notificado la multa y capitales constitutivos, por el uso de los servicios médicos consumidos por «Graciela» quien acudió a consultas, recibió medicamentos y el consumo de otros servicios hechos en el instituto, aparentando ser trabajadora, cuando en realidad, nunca lo fue.

Por oficio le notifican a «Graciela» que se le desconocían:

  • Los cuatro años y medio de cotizaciones que acumuló, cuando “trabajó” para el presunto patrón y
  • Todas las cotizaciones que hizo a modalidad 40

¿Consecuencias que pago «Graciela»?

  • Desconocimiento de más de 230 semana cotizadas
  • Más de $48 mil pesos que usó para pagar modalidad 40 y que no podrá recuperar

¿Opciones para Graciela?

Volver a cotizar por medio de patrón, en una relación laboral legal o ingresar al programa Trabajador Independiente.

Y en el caso suyo ¿su relación de trabajo es legal o no lo es?

CURP: características, conformación y tipos

Sabemos que tenemos una CURP pero, ¿qué es y qué usos se le puede dar?

La CURP o Clave Única de Registro de Población es una secuencia alfanumérica de 18 caracteres, que se asigna a todas las personas físicas domiciliadas en el territorio nacional, así como a los nacionales domiciliados en el extranjero.

Fue creada el 23 de octubre de 1996 por Acuerdo presidencial que estableció la adopción y uso de la Clave Única de Registro de Población (CURP), ante la necesidad de contar con una clave única y homogénea, en todos los registros de personas para acreditar confiable y fehacientemente, su identidad.

Se integra por una secuencia alfanumérica de 18 caracteres a partir del apellido paterno, materno, nombre, año, mes y día de nacimiento, sexo, clave de la entidad de nacimiento y de la primera letra consonante localizada de izquierda a derecha en apellidos y nombre de la persona, seguido de dos dígitos que asigna el Registro Nacional de Población para evitar su repetibilidad.

Por ejemplo, si el nombre de la persona es Gumersindo Calero Zampa, nacido en Yucatán el 16 de noviembre de 1925, su CURP será: CAZG251116HYNMLM00 (los dos últimos dígitos los asigna RENAPO, así como la clave de la entidad federativa de nacimiento).

Existen varios tipos y usos de la CURP, las que se pueden utilizar para identificar:

a) A ciudadanos mexicanos por nacimiento (es el típico documento que usted ya conoce solo que ahora trae impresa la leyenda CURP Certificada: verificada con Registro Civil y el número de folio).

b) Igual a la anterior, pero con información relativa a personas con discapacidad (incluye un impreso distintivo de personas con alguna discapacidad).

c) Otra, para identificar a extranjeros que han adoptado la nacionalidad e incluye la leyenda “Carta de Naturalización”.

d) Existe otra que se expide como” Constancia Temporal” para personas mexicanas repatriadas que no están inscritas en el Registro Civil; este documento incluye impreso, el término de vigencia.

e) CURP temporal para personas extranjeras, con vigencia impresa en el documento de 180 o 365 días naturales para quienes demuestren haber iniciado el procedimiento de permanencia en el país.

f) CURP para personas extranjeras que acrediten su condición y situación migratoria regular; contiene la leyenda de “documento migratorio”

g) CURP inactiva por defunción; se genera cuando el Registro Civil o la SER recibe el registro del fallecimiento de una persona mexicana o extranjera; no podrá activarse nuevamente, excepto que se haya inactivado por error en el acta de defunción o por corresponder a otra persona.

h) CURP inactiva por presunción de muerte, cumplidos los requisitos de ser el caso y a solicitud de los familiares; podrá activarse nuevamente cuando el Registro Civil así lo acredite.

Vea lo siguiente:

¿Cómo puedo dejar de fracasar tanto?

¿Cómo puedo dejar de fracasar tanto?

La pregunta anterior me llegó de un asiduo lector de esta columna, seguidor de mis participaciones en SIPSE TV Noticias más Temprano y en Yucatán Habla Claro.

Me llamó mucho la atención la pregunta y siento que mucho ayudaría a revertir fracasos en la vida humana, el tener en mano, un plan de vida; en este caso, el fracaso puede deberse a que no se sabe quien soy, por qué estoy aquí y a dónde voy.

Le comento, las grandes corporaciones, de todo tipo, han desarrollado planes de acción de muy largo plazo y han determinado dese ahora, qué quiere que ocurra con ellas en el futuro y ajustan su operación y funcionamiento, a planes de acción que van más allá de la propia vida de sus directivos.

Y es que, las empresas, forzosamente necesitan planificar y presupuestar a futuro pues, de no hacerlo, su salida del mercado les está, más que garantizado.

Ocurre lo mismo con la vida humana pues debemos de operar en forma igual a como lo hace una empresa diseñando planes integrales de acción a corto, mediano y muy largo plazo.

Como personas, debemos de saber qué deseamos lograr en el corto, mediano y largo plazo de vida pero, resulta que a la mayoría de las personas, pensar en el futuro no se nos da, pues jamás nos sentamos a reflexionar y tomar decisiones, para los años por venir y por ello, nuestras vidas se vuelven opacas, limitadas en logros y con satisfacciones muy reducidas, por ello, al esperar poco de la vida, poco es lo que de la vida nos dará.

Y recibimos poco de la vida porque no planeamos y vivimos al día, casi vegetando, sin saber a dónde dirigir nuestros pasos y nuestras acciones, arrastrando frustraciones, insatisfacciones y fracasos; padeciendo angustias, desesperación, estrés, depresión, histerias, neurosis, jaquecas, colitis y problemas para vivir con solvencia económica y tranquilidad, actuando en forma errática debido a nuestra propia inseguridad, carentes de fe y de esperanza.

Tener un plan de vida ayuda a planificar y presupuestar nuestra vida en el de corto, mediano y largo plazo; ayuda a eliminar la tendencia al fracaso, al comprender cómo funciona y opera nuestra mente y cómo hacer que ésta, opere en nuestro beneficio.

Un plan de vida nos permite ubicarnos en el aquí y el ahora, y nos proyecta hacia un futuro mejor; nos ayuda a potencializar nuestras fortalezas, reducir o eliminar nuestras debilidades, controlar amenazas externas y a crear y/o a aprovechar oportunidades.

Planificada nuestra vida nos permite identificar y adoptar nuevas estrategias personales de actuación, darle rumbo y sentido a nuestra vida, lograr y exceder, en menor tiempo y mayor magnitud, anhelos y aspiraciones de logro y de realización.

Un plan de vida se plasma en un documento, el que será nuestro mapa de vida y nos permitirá vivir, con tranquilidad, solvencia y serenidad, el resto de nuestros días porque “lo que la mente enfoca, la mente provoca”

¿Quieres dejar de fracasar y que tu suerte cambie para bien, que el dinero no falte en tu bolsillo, que tengas paz armonía, bienestar y prosperidad, salud y amistades sinceras de largo plazo y que puedas crear las condiciones para una vejez tranquila y solvente económica y financieramente hablando y que en tu vida solo ocurran cosas positivas por ti deseadas y esperadas?

Logra lo anterior y más participando en el curso Plan de Vida 2022; pide informes a [email protected]; el curso empieza el 8 de enero de 2022.

Qué elegir ¿pensión por rentas vitalicias o mejor retiros programados?

La Ley del Seguro Social contempla, con relación a la edad de los trabajadores, las pensiones de Rentas Vitalicias (RV), Retiros Programados (RP) o la Pensión Garantizada (PG).

Sin embargo, hoy día, miles de personas no alcanzan a identificar la diferencia e implicaciones entre una Renta Vitalicia, un Retiro Programado o la Pensión Garantizada.

Para obtener cualquiera de las tres pensiones mencionadas, se deben cumplir básicamente cuatro requisitos; el primero, las semanas cotizadas mínimas a la edad de pensión; el segundo, precisamente, la edad de pensión; el tercero, la existencia de ahorro suficiente, especialmente para comprar cualquiera de las dos pensiones primeras mencionadas; y cuarto requisito, tener expediente electrónico de identificación en la Afore que administre la cuenta individual de cada trabajador.

Las pensiones mencionadas aplican desde el uno de julio de 1997 y, con relación a las semanas cotizadas, la Ley dispone que para el año 2021, basta haber acumulado un mínimo de 750 semanas de cotización y cumplir con los demás requisitos, ya mencionados.

Pero, las semanas cotizadas se irán incrementando en 25 semanas por cada año siguiente hasta llegar a un mil semanas de cotización, para el año 2031 y posterior.

Con relación a la edad, es preciso cumplir al menos 60 años de edad y entre esta y los 64 años de edad, se podrá comprar una pensión de cesantía en edad avanzada y, de los 65 años de edad en adelante, se podrá aspirar a una pensión de vejez.

Respecto del ahorro acumulado en la cuenta individual, si usted realmente desea una pensión de la llamada “digna”, deberá de haber ahorrado en su cuenta individual, no menos de nueve millones de pesos y conjugarse, además, otros factores como el haber cotizado con un alto nivel salarial desde su primer y hasta el ´´ultimo día de trabajo, no menos de dos mil semanas.

Y por lo que refiere a contar con expediente de identificación electrónico en su Afore, deberá de revisar, con por lo menos cinco años antes de pensionarse, que sus datos personales y registros sean los correctos en la base de datos del IMSS y de su Afore.

Pero, lo que con toda certeza sucederá, con millones de trabajadores en este México lindo y querido será que, cotizarán quizás poco más de mil semanas, durante toda su vida laboral, aportarán al IMSS con un salario bajo y, por consecuencia, en su Afore no crearán el ahorro necesario para comprar una pensión en la modalidad de Renta Vitalicia, o un Retiro Programado y, por consecuencia, aspirarán, a lo más, a una Pensión Garantizada, es decir, a una pensión de consolación pagada por el Estado, que será insuficiente para satisfacer las necesidades de alimentación, vestido y vivienda.

Obligan a las Afore a cobrar menos

Gran polémica, rumores, opiniones y suposiciones ha causado en medios financieros nacionales, la sentencia de la CONSAR para que las Afore, a partir de 2022 bajen la comisión que cobran a los trabajadores, por la administración de su cuenta individual.

Indudablemente que en nada les ha de agradar que, de golpe y porrazo, las obliguen a bajar sus comisiones a un promedio objetivo del 0.57%.

La medida anunciada por la CONSAR se debe a que, las Afore, en los primeros días de noviembre deben de presentar la propuesta de comisiones que cobrarán para 2022, por administrar las cuentas individuales de más de 69 millones de trabajadores.

Se rumora que, con la medida, algunas de ellas podrían quebrar o que saldrán del mercado o que, entre ellas, se fusionarán.

De entrada, ninguna de ellas puede quebrar pues es una situación no está contemplada en su regulación; si serán posibles las fusiones o la venta de carteras, pero nunca la quiebra.

Las Afore, en su operación, en nada arriesgan su propio capital.

Al constituirse como administradoras y operar dentro del sistema de ahorro para el retiro, deben constituir las diez Siefore generacionales que, la normativa les mandata para que, a través de ellas se inviertan el ahorro de los trabajadores, a fin de obtener ganancias (rendimientos), de las que una buena parte van a parar a las manos de las accionistas de las Siefore y de las Afore a la cual pertenecen.

En épocas volatilidad en los mercados financieros, que provocan e impactan con el ahorro de los trabajadores, las Afore ni las Siefore pierden ni ven mermadas las inversiones propias; a lo más, se puede reducir sus ingresos por un tiempo breve (en lo que se revierten las minusvalías), y a partir de ahí, continúan con su trayectoria ascendente en la obtención de ingresos y ganancias también.

Si bien es cierto que las comisiones que cobran las Afore, por la administración de las cuentas individuales, les genera un ingreso importante, también es cierto que no es su única fuente de ingreso y que, su ingreso alterno e incluso el más jugoso, proviene de la rentabilidad que generen las Siefore al invertir estas, el ahorro para el retiro de los trabajadores.

“Que les va a ir mal a las Afore, con la reducción en las comisiones que cobrarán a los trabajadores por la administración de su cuenta individual a partir de 2022 y que podrá llevarlas a la quiebra” es un cuento más que falso, que no está para creerse, no al menos en su totalidad.

¿Tienen margen de operación?  

Claro que si lo tienen; a ser más visionarias y eficientes pues mientras más ruido hagan, generarán mayor volatilidad e incertidumbre.

Información complementaria: https://miretiroypension.com/?s=la+danza+de+los+millones

Problemas con la portabilidad de derechos ISSSTE-IMSS

Siempre han existido personas muy trabajadoras que cotizan tanto al IMSS como al ISSSTE, generando derechos pensionarios en cada instituto, pero que, con las reformas a los sistemas de pensión vigentes a partir de 1997 y 2007, prohibieron la obtención de una pensión por cada instituto, ocasionando un fuerte menoscabo en los derechos pensionarios de los trabajadores cotizantes a ambos institutos.

La solución al problema anterior fue la firma en 2009, de un convenio interinstitucional entre el IMSS y el ISSSTE, que permitió portar de un instituto a otro, derechos y datos pues, esa posibilidad si la contemplaba la Ley del ISSSTE (artículos 141 al 148), pero no la Ley del Seguro Social.

Cabe aclarar que es hasta enero de 2021 que, en la Ley del Seguro Social se incluyó, por primera vez, la portabilidad de datos y derechos, en su artículo 170, último párrafo.

A fin de ser congruentes con lo previstas en la Ley del ISSSTE, en febrero de 2009, se firmó el “Convenio de Portabilidad de Derechos IMSS-ISSSTE”, con el propósito de que los derechos generados entre institutos, puedan ser portados entre ellos.

El Convenio tiene por objeto determinar los criterios, lineamientos, términos, condiciones, mecanismos y procedimientos de coordinación y colaboración, hecho que se materializaron en cuatro anexos técnicos.

Por virtud de dicho Convenio, es posible transferir periodos cotizados en ambos institutos, siendo compatible la portabilidad de derechos del sistema de reparto IMSS al sistema de capitalización ISSSTE; entre los sistemas de capitalización IMSS-ISSSTE; y del sistema de capitalización ISSSTE a sistema de reparto IMSS.

Pero el Convenio excluyo de esta posibilidad a quienes cotizan al 10° Transitorio; sin embargo, estos cotizantes podrán portar sus derechos previa demanda ante instancias judiciales, por ser un acto discriminatorio.

Tenga presente que, con la portabilidad de derechos, los periodos cotizados en cada instituto no se contabilizan al doble; que el sueldo básico ISSSTE, no mejorará el salario de cotización en el IMSS; que para ejercer el derecho a pensión en el IMSS, por Ley 1973, se debe estar vigente en derechos o dentro del periodo de conservación de derechos; que el salario promedio de cotización en IMSS, será la base para la obtención de pensión y que, los periodos cotizados en ISSSTE, al ser portados, solo sirven para acumular semanas cotizadas (e incrementos anuales).

Hoy día, el problema que enfrentan los pensionados que utilizan la portabilidad de derechos es que, las Afore no están entregando los saldos de la subcuenta de retiro y de vivienda del otro instituto y, para poderlos recuperar, habrá que interponer demanda, agotado el procedimiento administrativo.

La portabilidad de derechos IMSS-ISSSTE es posible, con algunas limitaciones.

Busque antes asesoría especializada y analice bien, pros y contras.   

¿Puedo cambiar mi pensión de invalidez por una de cesantía o de vejez?

Frecuentemente nos preguntan que si la pensión de invalidez es compatible con una de cesantía en edad avanzada o vejez; vea lo siguiente y saque usted, sus propias conclusiones.

LSS/1973/Artículo 148, dice: “El otorgamiento de la pensión por cesantía en edad avanzada excluye la posibilidad de conceder posteriormente pensiones de invalidez o de vejez, a menos que el pensionado reingresare al régimen obligatorio del Seguro Social, en cuyo caso se aplicará lo dispuesto en la fracción IV del Artículo 183”

LSS/1973/Artículo 183, refiere: “Al asegurado que haya dejado de estar sujeto al régimen del Seguro Social y reingrese a éste, se le reconocerá el tiempo cubierto por sus cotizaciones anteriores, en la forma siguiente:

fracción IV, “En los casos de pensionados por el Artículo 123, las cotizaciones generadas durante su reingreso al régimen de Seguro Social se le tomarán en cuenta para incrementar la pensión, cuando deje nuevamente de pertenecer al régimen; pero si durante el reingreso hubiese cotizado cien o más semanas y generado derechos al disfrute de pensión distinta de la anterior, se le otorgará sólo la más favorable”

El “Procedimiento para la certificación del derecho a la pensión en los seguros de riesgos del trabajo, invalidez y vida, retiro, cesantía en edad avanzada y vejez”, establece:

Para aquellos pensionados por invalidez al amparo del régimen de la Ley del Seguro Social derogada que reingresen al régimen obligatorio antes de la entrada en vigor de la Ley 97 y causen baja después del 1 de julio de 1997, que solicitan la revisión de la cuantía de su pensión con base en el artículo 183, fracción IV de la Ley del Seguro Social de 1973, se deberá certificar únicamente con los periodos cotizados hasta el 30 de junio de 1997 y conforme a lo siguiente: “Se tomará como base la certificación previa que sirvió para el otorgamiento de la pensión de invalidez, considerando los periodos de aseguramiento y salarios que se tomaron en cuenta en la certificación previa y se actualizarán al día 30 de junio de 1997, efectuando un nuevo computo de semanas con periodos a partir del 1 de julio… aplicando el artículo 183, fracción IV de la Ley del Seguro Social de 1973…” que expresa:

“En los casos de pensionados por el Artículo 123, las cotizaciones generadas durante su reingreso al régimen de Seguro Social se le tomarán en cuenta para incrementar la pensión, cuando deje nuevamente de pertenecer al régimen; pero si durante el reingreso hubiese cotizado cien o más semanas y generado derechos al disfrute de pensión distinta de la anterior, se le otorgará sólo la más favorable”

Entonces ¿se puede cambiar de una pensión de invalidez a una de cesantía o de vejez?

Registre pronto a sus beneficiarios en su Afore

Así es estimado lector de Mi Retiro y Pensión.

La fecha para registrar beneficiarios en la Afore ha llegado; por ello, desde el día 4 de octubre anterior, usted ya puede registrar beneficiarios (sustitutos o contingentes), en su Afore.

¿Debido a qué es posible registrar beneficiarios en la Afore?

A partir de la fecha indicada, ya es posible registrar beneficiarios en la Afore, pues tal hecho está plasmado en la Ley del Seguro Social, artículo 193, párrafo segundo, el cual expresa que:

En caso de fallecimiento del trabajador o pensionado, tendrán derecho a recibir los recursos de la cuenta individual que en términos de las disposiciones legales puedan entregarse en una sola exhibición por no tener otro fin específico a los beneficiarios designados expresamente en los contratos de administración de fondos para el retiro que las Administradoras de Fondos para el Retiro celebren con los trabajadores, en la proporción estipulada para cada uno de ellos”

¿Por qué lo anterior a partir del cuatro de octubre?

Lo anterior debido a que, en un transitorio de la Ley, se estipuló que, la medida en comento, aplicaría a partir de la fecha en que la CONSAR, órgano regulador de las Afore, emitiera los lineamientos operativos a observar por las Afore, para el registro de beneficiarios y, este hecho ocurrió al publicarse en el Diario Oficial de la Federación (29 de junio de este año), las disposiciones que establecen que, las Afore, previo al cuatro de octubre, deberían de haber hecho los ajustes necesarios a los contratos de administración de fondos para el retiro, que se firmen con los trabajadores.

¿Quiénes pueden nombrar beneficiarios en una Afore?

Todo trabajador que sea titular de una cuenta individual de ahorro para el retiro.

¿Qué beneficio tiene para un trabajador, el nombrar beneficiarios en su Afore?

Suponga usted que un trabajador es soltero, viudo o divorciado y que no tiene beneficiarios de los previstos en la Ley del Seguro Social y llegase a fallecer ¿qué destino tendría su ahorro Afore si no hay beneficiarios a quien pensionar?

Al no haber beneficiarios con derecho a pensión, pueden recibir el ahorro de ese trabajador, cualquier persona a quien un juez le reconozca la calidad de beneficiario, después de un costoso juicio que dura entre uno y dos años.

Al designar un trabajador beneficiaros en su Afore y al no existir beneficiarios legales, los designados puede, previa identificación, recibir de la Afore, el porcentaje que les corresponda, sin juicio, largo y costoso.

¿Qué necesito hacer para designar beneficiarios en mi Afore?

Concerte cita su Afore, pregunte que datos o documentos debe presentar (INE suya y de beneficiarios, más acta de nacimiento original), acudir a la cita y firmar la solicitud.

Tu ahorro Afore nunca se pierde

Seguramente que muchos compatriotas se preguntan ¿qué pasa con su ahorro Afore si por cualquier circunstancia, ahora viven en el extranjero?

Déjame comentarte que si eres de esos mexicanos que migraron al extranjero en busca de un mejor futuro o por trabajo, y dejaste ahorro acumulado en una Afore, debes saber que tu dinero nunca lo perderás; que tu ahorro seguirá creciendo todo el tiempo que esté guardado en tu cuenta individual, aún y cuando de momento, no sigas aportando; que, aún sin residir en México, es posible continuar aumentando tu ahorro para el retiro, cotizando a través de algún programa o modalidad de incorporación al IMSS, haciendo  aportaciones voluntarias o complementarias para el retiro, deducibles o no deducibles.

También, debes saber que, una vez cumplida la edad legal, podrás hacer uso de tu ahorro Afore para obtener una pensión o para hacer retiros por desempleo una vez cada cinco años; que, si por tu situación migratoria, donde ahora vives y trabajas, no tendrás derecho a una pensión, tu Afore te seguirá esperando y pudiera darte un ingreso pensionario, por todo el resto de tu vida; que, es posible seguir aportando a tu cuenta individual, para un mejor retiro y para una mejor pensión, aún y cuando no regreses a México.

Si radicas en el extranjero, no olvides tu Afore; hoy día existen múltiples opciones para crear y acrecentar tu ahorro y hacer múltiples trámites en línea.

Recuerda que la vida da muchas vueltas y que los derechos que dejaste en el IMSS y en tu Afore, pudieran ser a futuro, tu única opción.

A través de AforeMóvil, aplicación que puedes instalar en tu smartphone: actualización de datos; ahorro en a través de uLink o de uLinkcard; domiciliar ahorro a través del portal www.e-sar.com.mx; comprobar supervivencia si eres pensionado IMSS; consultar e imprimir tu CURP, hacer modificación o corrección de datos; contratar el seguro de salud para la familia; localizar tu Afore o a través del número 55 1328 5000; pagar desde EUA tu crédito Infonavit; hacer retiros de tu ahorro voluntario; actualizar o modificar beneficiarios de pensionado Ley 1997; solicitar estado de cuenta Afore, saldos y movimientos; hacer la pre-captura de pensión de cesantía en Mi Pensión Digital.

Adicionalmente y en forma presencial, por conducto de tercera persona y/o de apoderado podrás hacer múltiples trámites en el IMSS o la misma Afore.

Por ello, es muy importante que si dejaste México, no te olvides de tu Afore, que estén actualizados tus datos y registros, y que siempre tengas el control de lo que está pasando con el dinero que quedó en tu cuenta individual pues, llegado el momento, pudiera serte de gran utilidad, para ti o quizás para tus beneficiarios.

RECUERDE: 9 de noviembre 2021, curso taller Cálculo de pensión Cesantía y Vejez ley 1973, informes a [email protected] o al whatsapp 999 910 0554

¿Pierdo ahorro si me cambia de Afore?

Desde el momento que obtenemos nuestro Número de Seguridad Social (NSS), tenemos derecho a abrir en una Afore, una cuenta individual.

En la cuenta individual, se registrarán aportaciones obrero-patronales y del Estado que se hagan mientras estemos cotizando al IMSS o al ISSSTE.

La cuenta la administra una Afore y se podrá permanecer en ella, todo el tiempo que se quiera y cambiarnos a otra Afore cuando así lo decidamos, previo cumplimiento de los requisitos que establece la CONSAR.

Hoy día observamos que, millones de trabajadores se cambian de Afore sin medir ni evaluar consecuencias y que ven como intrascendente este hecho, pero, cada vez que se cambian de Afore, se pierde “quizás un poco o quizás un mucho” del dinero ahorrado por años pues para ello se deben de vender sus acciones.

Al vender las acciones de las que es dueño un trabajador, sucede exactamente lo mismo que ocurre cuando se compran dólares y luego se venden; normalmente, se compra caro y se vende barato y, en ese proceso de comprar-vender-comprar, se pierde dinero y, por consecuencia, se pierde parte del ahorro acumulado en la Afore y, recuperar esa pérdida puede llevar, lustros o decenios.

Claro, los trabajadores no llegan a observar ese detalle debido a que, por las aportaciones subsecuentes y los rendimientos que se generan en el tiempo, sin embargo, las pérdidas derivadas de un cambio de Afore son imperceptibles, en especial, para quien no está atento a este fenómeno.

Comento lo anterior porque, por datos de la CONSAR, publicados en su portal, comparando los trabajadores que se cambian de una Afore de enero a agosto de este año, Afore Azteca recibió 818 mil cuentas y cedió 369 mil; Invercap recibió 219 mil y cedió 154 mil; Profuturo recibió 166 mil y cedió 110 mil; Sura recibió 199 mil y cedió 161 mil; Inbursa recibió 49 mil y cedió 58 mil; Pensionissste recibió 18 mil y cedió 33 mil; Principal recibió 101 mil y cedió 136 mil; Coppel recibió 545 mil y cedió 606 mil; XXI Banorte recibió 211 mil y cedió 377 mil; Citibanamex recibió 239 mil y cedió 563 mil.

Así, de enero a agosto de este año, se movieron un total de 2 millones 567 mil cuentas de una Afore a otra obteniendo resultados positivos solamente Azteca, Invercap, Profuturo y Sura; resultados negativos los obtuvieron Inbursa, Pensionissste, Principal, Coppel, XXI Banorte y Citibanamex, quienes en conjunto perdieron más de 607 mil cuentas, es decir, el 23%.

¿Qué motiva a los trabajadores a cambiarse tanto de Afore?

Básicamente y entre otras razones, la indolencia, apatía y desconocimiento; toma de decisiones erróneas e inducidas; la guerra comercial entre Afores; información insuficiente, opaca y confusa; y prostitución del mercado.

RECUERDE: 9 de noviembre 2021, curso taller Cálculo de pensión Cesantía y Vejez ley 1973, informes a [email protected] o al whatsapp 999 910 0554