Qué elegir ¿pensión por rentas vitalicias o mejor retiros programados?

0
486

La Ley del Seguro Social contempla, con relación a la edad de los trabajadores, las pensiones de Rentas Vitalicias (RV), Retiros Programados (RP) o la Pensión Garantizada (PG).

Sin embargo, hoy día, miles de personas no alcanzan a identificar la diferencia e implicaciones entre una Renta Vitalicia, un Retiro Programado o la Pensión Garantizada.

Para obtener cualquiera de las tres pensiones mencionadas, se deben cumplir básicamente cuatro requisitos; el primero, las semanas cotizadas mínimas a la edad de pensión; el segundo, precisamente, la edad de pensión; el tercero, la existencia de ahorro suficiente, especialmente para comprar cualquiera de las dos pensiones primeras mencionadas; y cuarto requisito, tener expediente electrónico de identificación en la Afore que administre la cuenta individual de cada trabajador.

Las pensiones mencionadas aplican desde el uno de julio de 1997 y, con relación a las semanas cotizadas, la Ley dispone que para el año 2021, basta haber acumulado un mínimo de 750 semanas de cotización y cumplir con los demás requisitos, ya mencionados.

Pero, las semanas cotizadas se irán incrementando en 25 semanas por cada año siguiente hasta llegar a un mil semanas de cotización, para el año 2031 y posterior.

Con relación a la edad, es preciso cumplir al menos 60 años de edad y entre esta y los 64 años de edad, se podrá comprar una pensión de cesantía en edad avanzada y, de los 65 años de edad en adelante, se podrá aspirar a una pensión de vejez.

Respecto del ahorro acumulado en la cuenta individual, si usted realmente desea una pensión de la llamada “digna”, deberá de haber ahorrado en su cuenta individual, no menos de nueve millones de pesos y conjugarse, además, otros factores como el haber cotizado con un alto nivel salarial desde su primer y hasta el ´´ultimo día de trabajo, no menos de dos mil semanas.

Y por lo que refiere a contar con expediente de identificación electrónico en su Afore, deberá de revisar, con por lo menos cinco años antes de pensionarse, que sus datos personales y registros sean los correctos en la base de datos del IMSS y de su Afore.

Pero, lo que con toda certeza sucederá, con millones de trabajadores en este México lindo y querido será que, cotizarán quizás poco más de mil semanas, durante toda su vida laboral, aportarán al IMSS con un salario bajo y, por consecuencia, en su Afore no crearán el ahorro necesario para comprar una pensión en la modalidad de Renta Vitalicia, o un Retiro Programado y, por consecuencia, aspirarán, a lo más, a una Pensión Garantizada, es decir, a una pensión de consolación pagada por el Estado, que será insuficiente para satisfacer las necesidades de alimentación, vestido y vivienda.