¿Engañado o acaso, mal asesorado?

0
206

Recientemente atendí al Sr. Domínguez, quien nos procura en búsqueda de una solución para su caso.

Él tiene 67 años de edad y a la fecha no se ha pensionado, por las razones que a continuación le comentaré.

El Sr. Domínguez empezó a laborar y cotizar para el IMSS en el año de 1973, en diferentes períodos.

También, laboró y cotizó nueve años para el ISSSTE, entre 1989 y 1998.

Adicionalmente, también laboró en el Gobierno del Estado, cotizando para el ISSSTEY, por alrededor de 7 años.

Le interesa saber al Sr. Domínguez qué puede hacer pues, acudió al IMSS en el año 2011, a tramitar un reporte de semanas cotizadas y le extendieron un documento, “no válido para efectos de pensión”, el cual refiere quinientas sesenta y dos semanas.

Con la confianza del dato anterior, el Sr. Domínguez, inicia el trámite de pensión y para su sorpresa, el Instituto le informa que no puede pensionarse pues solo le reconoce cuatrocientas sesenta y dos cotizaciones, además de que, por el tiempo transcurrido sin cotizar, se encuentra fuera del periodo de conservación de derechos.

Con el interés de obtener su pensión, el Sr. Domínguez empieza a laborar por medio de un patrón, reúne cincuenta y seis nuevas semanas cotizadas, acude al IMSS a tramitar su pensión y le otorgan por resultado obtuvo una negativa de pensión.

Nota del editor: los Institutos de seguridad social otorgan la negativa de pensión cuando al tramitarse ésta, el trabajador no acumula los periodos de cotización mínimos requeridos (LSS 1973, 500 semanas cotizadas; LSS 1997, un mil 250 semanas; Ley del Issste, 25 años de servicio; 10° Transitorio: Jubilación, hombres mínimo 30 años y las mujeres 28; Retiro por edad y tiempo de servicios, mínimo 15; Cesantía en edad avanzada, mínimo 10 años de servicio).

Resultó que las semanas cotizadas por el Sr. Domínguez, con anterioridad a 1982, el IMSS no se las reconoció para efectos de pensión y, para poder hacerlo, le pidieron toda una serie de documentos, simplemente, imposibles de localizar, entre otros: contratos de trabajo, recibos de nómina, comprobantes de cumplimiento de obligaciones sociales y finiquitos laborales.

Molesto, como era de esperarse, el Sr. Domínguez interpuso un Recurso de Inconformidad, pero la negativa de pensión le fue ratificada de nueva cuenta.

Ante los hechos, un hijo del Sr. Domínguez platica el caso con un litigante conocido de él, quien le recomienda interponer un recurso ante una instancia federal, instancia donde el caso permaneció por más de dos años, para, tiempo después, declarase incompetente y turnan el expediente a una instancia local.

En la Junta Local, el caso permaneció más de un año y alguien (que nunca falta), le recomendó al Sr. Domínguez que acudiera a la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet), donde reencausaron la inconformidad por él presentada y demandaron al Seguro Social, al Infonavit y a la Afore.

Hoy día, el Sr. Domínguez se encuentra atorado en un callejón, quizás indefenso y sin salida, pues no pudo generar derechos pensionarios en el Issste, tampoco en el Issstey, ni en el IMSS, y su caso aún está en espera, por más de dos años a la fecha.

Por virtud de la demanda anterior, tampoco puede disponer de los recursos de la Afore, ni los de la subcuenta de Vivienda, por estar la cuenta individual marcada por Procesar, S. A. de C. V., por proceso judicial.

Dadas las circunstancias ¿qué expectativa de pensión tiene el Sr. Domínguez?

Realmente ninguna opción.

No al menos, como están las cosas pues, lamentablemente fue mal asesorado o quizás hasta nos atrevamos a decir que engañaron.

Y usted, ¿ya tomó o tomará decisiones sin antes asesorarse adecuadamente en cuanto a sus posibles derechos u opciones?

Piense bien antes de hacer caso de la “recomendación de ese buen amigo”, o de la asistencia jurídica “bien intencionada”, o que, por el coraje, le gane la emoción y tome decisiones sin sopesarlo adecuadamente.

Más vale invertir unos cuantos pesos para recibir una adecuada asesoría y no caer en el error del mal asesoramiento o en el pero de los casos, en el engaño.

Si necesita contactarnos para una referencia oportuna, práctica, sencilla y suficiente, que le ahorre tiempo, dinero y esfuerzo, ingrese aquí y, envíenos su caso, lo más amplio y detallado posible.

También, puede marcar a nuestro número en días y horas hábiles, celular 999 910 0554, para instrucciones de la forma en que nos es posible atenderle.

Opciones de atención:

  • Email
  • Teléfono, Skype o en persona (solo en Mérida, Yuc.), previo conocimiento de su caso y de haber concertado día y hora para la reunión.

Tome en cuenta que, toda consulta causa un honorario.

 

Compartir
Artículo anteriorMi Retiro y Pensión en Yucatán Habla Claro 1/09/2017
Artículo siguienteAún con ánimo para luchar por una pensión min 30
Mi Retiro y Pensión
Somos una empresa consultora en materia de pensiones IMSS e ISSSTE, del Sistema de Ahorro para el Retiro en general, contable, fiscal y legal. AVISO DE CONFIDENCIALIDAD Al contactarnos entenderemos que ha leído ya nuestro Aviso de Confidencialidad y que es su deseo y libre voluntad, compartirnos datos y referencias necesarias para dar respuesta a su consulta. http://miretiroypension.com/2014/10/aviso-de-confidencialidad/ SERVICIOS: Orientación, asesoría y consulta en: Pensiones IMSS e ISSSTE, recuperación de saldos Infonavit y Fovissste, aportaciones del SAR 92 y recursos de la Afore. Opciones de inversiones del ahorro para el retiro y de capitales Trámites y estimaciones de pensión IMSS e ISSSTE Asesoría para la Modalidad 40 o mejorar su pensión, y para recuperar derechos pensionarios Atención personal en Mérida, Yuc. Toda orientación y consulta causa honorarios. MEDIOS DE CONTACTO: Email: miretiroypension@gmail.com Teléfono: 999 910 0554, sólo para concertar cita y posterior atención en forma personal, por email, teléfono o por Skype

Dejar respuesta